Tú bien conoces, oh mi Dios, las tribulaciones que han llovido sobre mí desde todas direcciones y que nadie puede disipar o cambiar excepto Tú. Ciertamente sé, en virtud de mi amor por Ti, que Tú jamás pruebas a ningún alma a menos que desees elevar su posición en Tu celestial Paraíso, y fortalecer su corazón en esta vida terrenal con el baluarte de Tu imponente poder para que no se incline hacia las vanidades de este mundo. Tú ciertamente sabes que en toda circunstancia ansío mucho más Tu recuerdo que la posesión de todo lo que existe en los cielos y en la tierra.

Fortalece mi corazón, oh mi Dios, en Tu obediencia y Tu amor, y permíteme apartarme de toda asociación con Tus adversarios. En verdad, juro por Tu gloria que no anhelo nada salvo a Ti, ni deseo cosa alguna excepto Tu misericordia, ni a nada temo salvo Tu justicia. Te suplico me perdones, así como a aquellos a quienes Tú amas, comoquiera Tú desees. En verdad, Tú eres el Todopoderoso, el Bondadoso.

Inmensamente exaltado eres Tú, oh Señor de los cielos y de la tierra, por encima de la alabanza de todo hombre; y la paz sea con Tus fieles servidores y la gloria sea para Dios, el Señor de todos los mundos.

El Báb

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app