¡Glorificado seas Tú, oh Señor, mi Dios! Todo hombre de discernimiento confiesa Tu soberanía y Tu dominio, y todo ojo perspicaz percibe la grandeza de Tu majestad y la fuerza irresistible de Tu poder. Los vientos de las pruebas son impotentes para impedir que aquellos que gozan de Tu cercanía vuelvan sus rostros hacia el horizonte de Tu gloria, y las tempestades de las tribulaciones no podrán alejar ni impedir acercarse a Tu corte a quienes están totalmente consagrados a hacer Tu voluntad.

Me parece que la lámpara de Tu amor arde en sus corazones y la luz de Tu ternura está encendida en sus pechos. Las adversidades son incapaces de alejarlos de Tu Causa y las vicisitudes de la fortuna jamás podrán desviarlos de Tu voluntad.

Te imploro, oh mi Dios, por ellos y por los suspiros que exhalan sus corazones en su separación de Ti, que los protejas del daño de Tus adversarios y que alimentes sus almas con lo que Tú has ordenado para Tus amados, a quienes no sobrevendrá temor ni aflicción alguna.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app