¡Oh Tú, Cuyas pruebas son la medicina curativa para quienes están cerca de Ti, Cuya espada es el deseo ardiente de todos los que Te aman, Cuyo dardo es el más caro deseo de los corazones que Te anhelan, Cuyo decreto es la única esperanza de quienes han reconocido Tu verdad! Yo Te imploro, por Tu divina dulzura y por los resplandores de la gloria de Tu rostro, que nos envíes desde Tus aposentos de lo alto aquello que nos haga acercarnos a Ti. Haz, pues, que nuestros pies sean firmes en Tu Causa, oh mi Dios, ilumina nuestros corazones con el resplandor de Tu conocimiento y alumbra nuestros pechos con el brillo de Tus nombres.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app