De Tablas del Plan Divino

Tú me ves, oh mi Dios, postrado en sumisión, humillándome ante Tus mandamientos, sometiéndome a Tu soberanía, temblando ante el poder de Tu dominio, huyendo de Tu ira, implorando Tu gracia, confiado en Tu perdón, trémulo de temor ante Tu furia. Yo Te imploro con el corazón estremecido, con un torrente de lágrimas y con el alma anhelante, y completamente desprendido de todas las cosas, que hagas a Tus amantes como rayos de luz que atraviesan Tus reinos y que ayudes a Tus siervos escogidos a exaltar Tu Palabra, para que sus rostros se vuelvan hermosos y radiantes de esplendor, que sus corazones se llenen con los misterios, y que cada alma deponga su carga de pecados. Protégelos, entonces, del agresor, de aquel que ha llegado a ser un desvergonzado y blasfemo obrador del mal.

En verdad, Tus amantes están sedientos, oh mi Señor; condúcelos al manantial de munificencia y gracia. En verdad, ellos están hambrientos, haz descender Tu mesa celestial. En verdad, están desnudos, atavíalos con las prendas del saber y del conocimiento.

Héroes son, oh mi Señor; condúcelos al campo de batalla. Guías son, hazles expresarse con argumentos y pruebas. Siervos proveedores son, haz que pasen de uno a otro la copa que rebosa con el vino de la certeza. Oh mi Dios, haz de ellos aves que gorjean en bellos jardines; haz de ellos leones reposando en la espesura, ballenas que se sumergen en las vastas profundidades.

En verdad, Tú estás dotado de abundante gracia. No existe otro Dios más que Tú, el Fuerte, el Poderoso, el Siempre Conferidor.

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
translations
Currently reading prayer in Español.
This prayer is also available in:
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app