De las perfumadas corrientes de Tu eternidad, dame de beber, oh mi Dios, y de los frutos del árbol de Tu ser, permíteme gustar, oh mi Esperanza. De los manantiales cristalinos de Tu amor, déjame beber, oh mi Gloria, y a la sombra de Tu eterna providencia, permíteme habitar, oh mi Luz. En las praderas de Tu proximidad, ante Tu presencia, haz que pueda vagar, oh mi Bienamado, y a la diestra del trono de Tu merced, hazme sentar, oh mi Deseo. De las fragantes brisas de Tu alegría, haz que un soplo llegue hasta mí, oh mi Objetivo, y en las alturas del paraíso de Tu realidad, permíteme entrar, oh mi Adorado. Las melodías de la paloma de Tu unicidad, déjame escuchar, oh Tú, el Resplandeciente, y mediante el espíritu de Tu fuerza y Tu poder, vivifícame, oh mi Proveedor. En el espíritu de Tu amor, mantenme constante, oh mi Auxiliador, y en el sendero de Tu complacencia, afianza mis pasos, oh mi Hacedor. Dentro del jardín de Tu inmortalidad, ante Tu semblante, déjame habitar eter-namente, oh Tú que eres misericordioso conmigo, y en la sede de Tu gloria, permite que me establezca, oh Tú que eres mi Poseedor. Hacia el cielo de Tu amorosa bondad, elévame, oh mi Vivificador, y hacia el Sol de Tu guía, condúceme, oh mi Cautivador. Ante las revelacio-nes de Tu invisible espíritu, llámame a estar presente, oh Tú que eres mi Origen y mi elevadí-simo Deseo, y hacia la esencia de la fragancia de Tu belleza, que has de manifestar, hazme volver, oh Tú que eres mi Dios.

Potente eres Tú para hacer lo que Te place. Tú eres, en verdad, el Más Exaltado, el Todoglorioso, el Altísimo.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
share prayer
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app