Ayuda
Curación

¡Él es el Compasivo, el Todo Munífico!

¡Oh Dios, mi Dios! Tú me ves, Tú me conoces; Tú eres mi Asilo y mi Refugio. A nadie he buscado, ni a nadie buscaré salvo a Ti; ningún sendero he hollado ni sendero alguno hollaré, sino el sendero de Tu amor. En la lúgubre noche de la desesperación mi ojo se vuelve, expectante y lleno de esperanza, hacia la aurora de Tu ilimitado favor y a la hora del amanecer mi alma lánguida es vivificada y fortalecida por el recuerdo de Tu belleza y perfección. Aquel a quien auxilia la gracia de Tu misericordia, aunque no sea más que una gota, se convertirá en un océano sin límites, y el más insignificante átomo que sea ayudado por la efusión de Tu cariñosa bondad brillará como una estrella radiante.

Cobija bajo Tu protección, oh Tú Espíritu de Pureza, Tú que eres el Proveedor Todogeneroso, a este cautivo e inflamado siervo Tuyo. Ayúdale en este mundo de la existencia a permanecer constante y firme en Tu amor, y permite que este pájaro de alas rotas alcance un refugio y amparo en Tu divino nido que se halla en el árbol celestial.

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app