Oración para ser recitada al terminar la reunión de la Asamblea Espiritual.

¡Oh Dios! ¡Oh Dios! Desde el reino invisible de Tu unidad Tú nos ves reunidos en esta reunión espiritual, creyendo en Ti, confiando en Tus signos, firmes en Tu Alianza y Testamento, atraídos hacia Ti, encendidos con el fuego de Tu amor y sinceros en Tu Causa. Somos siervos en Tu viña, diseminadores de Tu religión, adoradores de Tu semblante, humildes ante Tus bienamados, sumisos ante Tu puerta e implorándote que nos confirmes en el servicio de Tus elegidos, nos sostengas con Tus huestes invisibles, nos fortalezcas en Tu servidumbre y nos hagas siervos sumisos y adoradores en comunión contigo.

¡Oh Señor nuestro! Somos débiles y Tú eres el Fuerte, el Poderoso. Estamos sin vida, y Tú eres el gran Espíritu vivificador. Estamos necesitados, y Tú eres el Sustentador, el Poderoso.

¡Oh Señor nuestro! Vuelve nuestros rostros hacia Tu semblante misericordioso; por Tu divina gracia, aliméntanos de Tu mesa celestial; ayúdanos con las huestes de Tus ángeles supremos y confírmanos mediante los seres santos del Reino de Abhá.

Verdaderamente Tú eres el Generoso, el Misericordioso. Tú eres el Poseedor de gran munificencia y en verdad Tú eres el Clemente y el Bondadoso.

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app