Esta oración, revelada por ‘Abdu’l-Bahá, se lee en Su Santuario. También se usa como oración privada.

«Aquel que recite esta oración con humildad y fervor traerá alegría y regocijo al corazón de este Siervo; será como si se encontrase cara a cara con Él».

— ‘Abdu’l-Bahá

¡Él es el Todoglorioso!

¡Oh Dios, mi Dios! Humilde y lloroso, levanto mis manos suplicantes hacia Ti y hundo el rostro en el polvo de Tu Umbral, exaltado por encima del conocimiento de los doctos y de la alabanza de todos los que Te glorifican. Mira bondadosamente a Tu siervo, humilde y sumiso ante Tu puerta, con la mirada del ojo de Tu misericordia, y sumérgelo en el Océano de Tu gracia eterna.

¡Señor! Él es un pobre y humilde siervo Tuyo, extasiado e implorante, cautivo en Tu mano, que Te ora fervorosamente, confiando en Ti, con lágrimas ante Tu rostro, y Te llama y Te implora diciendo:

¡Oh Señor, mi Dios! Dame Tu gracia para servir a Tus amados, fortaléceme en la servidumbre a Ti, ilumina mi frente con la luz de adoración en Tu corte de santidad y de oración a Tu reino de grandeza. Ayúdame a ser abnegado a la entrada celestial de Tu puerta, y a desligarme de todo dentro de Tus sagrados recintos. ¡Señor! Dame de beber del cáliz del desprendimiento, atavíame con su manto y sumérgeme en su océano. Conviérteme en polvo en el camino de Tus amados, y permite que ofrezca mi alma en aras de la tierra ennoblecida por los pasos de Tus elegidos en Tu camino, oh Señor de Gloria en lo más alto.

Con esta oración Tu siervo Te llama al amanecer y durante la noche. Cumple el deseo de su corazón, oh Señor. Ilumina su corazón, alegra su pecho, enciende su luz, para que pueda servir a Tu Causa y a Tus siervos.

¡Tú eres el Donador, el Piadoso, el Más Generoso, el Magnánimo, el Misericordioso, el Compasivo!

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
share prayer
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app