¡Oh mi Dios, oh mi Dios! Verdaderamente yo Te invoco y suplico ante Tu umbral, rogando que todas Tus mercedes desciendan sobre estas almas. Prepáralas para Tu favor y Tu verdad.

¡Oh Señor! Une y enlaza los corazones, aúna todas las almas en armonía y regocija los espíritus por medio de los signos de Tu santidad y unidad. ¡Oh Señor! Haz radiantes estos rostros mediante la luz de Tu unidad. Fortalece las espaldas de Tus siervos en el servicio de Tu reino.

¡Oh Señor, Tú, poseedor de infinita misericordia! ¡Oh Señor de clemencia y perdón! Absuelve nuestros pecados, perdona nuestras faltas y haz que nos volvamos hacia el reino de Tu misericordia, invocando el reino del poder y de la fuerza, humildes ante Tu altar y sumisos ante la gloria de Tus pruebas.

¡Oh Señor, Dios! Haznos como las olas del mar, como las flores del jardín, unidos, armonizados por los dones de Tu amor. ¡Oh Señor! Dilata los pechos mediante los signos de Tu unidad y haz a toda la humanidad como estrellas que brillan desde la misma altura de gloria, como frutos perfectos que crecen en Tu árbol de vida.

Verdaderamente Tú eres el Todopoderoso, Quien subsiste por sí mismo, el Donador, el Misericordioso, el Perdonador, el Omnisciente, el Único Creador.

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
translations
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app