¡En el Nombre de Dios, el Altísimo! ¡Alabado y glorificado eres Tú, Señor Dios Omnipotente! Tú, ante Cuya sabiduría el sabio se queda corto y fracasa; ante Cuyo conocimiento el erudito confiesa su ignorancia; ante Cuyo poder el fuerte se debilita; ante Cuya riqueza el rico atestigua su pobreza; ante Cuya luz el iluminado está perdido en la oscuridad, hacia el altar de Cuyo conocimiento se vuelve la esencia de todo entendimiento y alrededor del santuario de Cuya presencia circulan las almas de toda la humanidad.

¿Cómo puedo entonces cantar y hablar de Tu Esencia, que la sabiduría del sabio y el conocimiento de los eruditos no han podido comprender, puesto que ningún hombre puede cantar aquello que no comprende, ni hablar de lo que no puede alcanzar, mientras que Tú has sido desde siempre el Inaccesible, el Inescrutable? Siendo impotente para ascender a los cielos de Tu gloria y elevarme a los reinos de Tu conocimiento, no puedo sino referir Tus señales, que hablan de Tu gloriosa obra.

¡Por Tu gloria, oh Amado de todos los corazones! Tú, el único que puede calmar el dolor del anhelo por Ti. Aunque todos los habitantes del cielo y de la tierra se unieran para glorificar el menor de Tus signos, en los cuales y por los cuales Te has revelado a Ti mismo, ellos no podrían hacerlo, cuánto menos aún alabar Tu Sagrada Palabra, creadora de todos Tus signos.

Toda alabanza y gloria sean para Ti, acerca de Quien todas las cosas han atestiguado que Tú eres uno y no hay más Dios que Tú, que desde siempre has sido exaltado sobre todo igual o semejante y eternamente lo seguirás siendo. Todos los reyes no son sino Tus siervos y nada son ante Ti todos los seres, visibles e invisibles. No hay Dios sino Tú, el Benevolente, el Poderoso, el Altísimo.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
translations
Currently reading prayer in Español.
This prayer is also available in:
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app