Naw-Rúz

Naw-Rúz es la fiesta que se celebra el 21 de marzo. Significa Año Nuevo y es el primer día del año bahá’í.

Alabado seas Tú, oh mi Dios, por haber ordenado Naw-Rúz como festividad para aquellos que han observado el ayuno por amor a Ti y se han abstenido de todo lo que Te es detestable. Permite, oh mi Señor, que el fuego de Tu amor y el calor producido por el ayuno ordenado por Ti les inflame en Tu Causa y les haga ocuparse de Tu alabanza y Tu recuerdo.

Ya que Tú los has adornado, oh mi Señor, con el ornamento del ayuno prescrito por Ti, adórnalos también con el ornamento de Tu aceptación mediante Tu gracia y Tu generoso favor, pues los hechos de los hombres dependen todos de Tu complacencia y están condicionados a Tu mandato. Si Tú considerases a quien ha quebrantado el ayuno como si lo hubiese observado, tal hombre sería contado entre los que han observado el ayuno desde toda la eternidad. Y si Tú decretases que aquel que ha observado el ayuno lo ha quebrantado, aquella persona sería considerada entre los que han hecho que el Manto de Tu Revelación sea manchado de polvo y han sido alejados de las aguas cristalinas de esta Fuente viva.

Tú eres Aquel por medio de Quien se ha levantado el emblema “Loable eres Tú en Tus obras” y se ha desplegado el estandarte “Obedecido eres Tú en Tu mandato”. Da a conocer esta posición Tuya, oh mi Señor, a Tus siervos, para que se den cuenta de que la excelencia de toda cosa depende de Tu mandato y de Tu Palabra y de que la virtud de todo acto está condicionada a Tu permiso y a la complacencia de Tu voluntad y reconozcan que las riendas de los hechos de los hombres están en manos de Tu aceptación y Tu mandamiento. Hazles saber esto para que nada en absoluto los aparte de Tu Belleza en estos días en que Cristo exclama: “Todo dominio es Tuyo, oh Tú, Engendrador del Espíritu (Jesús)”, y Tu Amigo (Muhammad) exclama: “¡Gloria sea a Ti, oh Tú, Bienamado!, porque has revelado Tu Belleza y has decretado para Tus elegidos aquello que hará que alcancen la sede de la revelación de Tu Nombre Más Grande, por medio del cual se han lamentado todos los pueblos, con excepción de aquellos que se han desprendido de todo menos de Ti y se han vuelto hacia Aquel que es el Revelador de Ti mismo y la Manifestación de Tus atributos”.

Aquel que es Tu Rama y toda Tu compañía, oh mi Señor, han finalizado su ayuno en este día, después de haberlo observado dentro de los recintos de Tu corte y en su ansia por complacerte. Ordena para Él y para ellos y para todos los que han entrado en Tu presencia en estos días todo el bien que Tú destinaste en Tu Libro. Provéeles, pues, con lo que les beneficie tanto en esta vida como en la venidera.

Tú eres en verdad el Omnisciente, el Sapientísimo.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app