¡Oh Dios, mi Dios! La alabanza sea para Ti por haber encendido el fuego del amor divino en el Sagrado Árbol que está en la cima del monte más elevado: ese Árbol que “no es del este ni del oeste”, ese fuego que ardió hasta que su llama se remontó hasta el Concurso de lo alto y la luz de guía y exclamaron: “Ver-daderamente hemos percibido un fuego en la ladera del Monte Sinaí”.

¡Oh Dios, mi Dios! Acrecienta este fuego, con cada día que pasa, hasta que su llamarada ponga en movimiento a toda la tierra. ¡Oh Tú, mi Señor! Enciende la luz de Tu amor en todos los corazones, insufla en las almas de los hom-bres el espíritu de Tu conocimiento, alegra sus pechos con los versículos de Tu unicidad. Llama a la vida a aquellos que moran en sus tumbas, amonesta a los or-gullosos, haz que la felicidad abarque al mundo entero, derrama Tus aguas crista-linas y haz circular en la asamblea de los esplendores manifiestos aquella copa que está “templada en la fuente del alcanfor”.

Verdaderamente Tú eres el Donador, el Perdonador, el que Siempre Confiere. Verdaderamente Tú eres el Misericordioso, el Compasivo.

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
translations
Currently reading prayer in Español.
This prayer is also available in:
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app