¡Oh Tú Dios misericordioso! ¡Oh Tú que eres fuerte y poderoso! ¡Oh tú bondadosísimo Padre! Estos siervos se han reunido volviéndose hacia Ti, implo-rando ante Tu umbral, deseando los dones infinitos procedentes de Tu gran se-guridad. Ellos no tienen otro propósito sino Tu agrado. No tienen otra intención sino servir al mundo de la humanidad.

¡Oh Dios! Haz radiante a esta asamblea. Haz misericordiosos los corazones. Confiéreles los dones del Espíritu Santo. Dótalos con un poder del cielo. Bendícelos con unas mentes celestiales. Au-menta su sinceridad, para que con toda humildad y arrepentimiento puedan volverse hacia Tu reino y ocuparse en servir al mundo de la humanidad. Que cada uno llegue a ser una lámpara radiante. Que cada uno se convierta en una estrella brillante. Que cada uno adquiera un hermoso color y exhale fragancia en el reino de Dios.

¡Oh Padre bondadoso! Otórganos Tus bendiciones. No tengas en cuenta nuestras faltas. Cobíjanos bajo Tu protección. No recuerdes nuestros pecados. Cúranos con Tu misericordia. Somos débiles; Tú eres poderoso. Somos pobres; Tú eres rico. Estamos enfermos; Tú eres el Médico. Estamos necesitados; Tú eres muy generoso.

¡Oh Dios! Concédenos Tu providencia. Tú eres el Poderoso. Tú eres el Donador. Tú eres el Benéfico.

‘Abdu’l-Bahá

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
translations
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app