Firmeza en la Alianza

¡Glorificado seas Tú, oh Señor mi Dios! Te imploro, por Aquel que es Tu Nombre Más Grande, que ha sido penosamente afligido por aquellas de Tus criaturas que han repudiado Tu verdad y ha estado rodeado de tales infortunios que ninguna lengua puede describir, que me permitas recordarte y celebrar Tu alabanza en estos días en los que todos se han apartado de Tu belleza, han disputado contigo y se han alejado desdeñosamente de Aquel que es el Revelador de Tu Causa. Nadie hay, oh mi Señor, para ayudarte, excepto Tu propio Ser, y ningún poder para socorrerte excepto Tu propio poder.

Yo Te suplico que me permitas asirme fuertemente a Tu amor y a Tu recuerdo. Verdaderamente esto está dentro de mi poder y Tú eres Aquel que conoce todo cuanto hay en mí. Tú en verdad conoces y estás informado de todo. No me prives, oh mi Señor, de los resplandores de la luz de Tu rostro, cuyo brillo ha iluminado al mundo entero. No hay Dios sino Tú, el Más Poderoso, el Todoglorioso, Quien siempre perdona.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
translations
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app