Firmeza en la Alianza

¡Oh Dios, mi Dios! Me he vuelto arrepentido hacia Ti y verdaderamente Tú eres el Perdonador, el Compasivo.

¡Oh Dios, mi Dios! He regresado a Ti y verdaderamente Tú eres Quien siempre perdona, el Clemente.

¡Oh Dios, mi Dios! Me he aferrado a la cuerda de Tu munificencia y en Ti está el depósito de todo cuanto hay en el cielo y en la tierra.

¡Oh Dios, mi Dios! Me he apresurado hacia Ti y verdaderamente Tú eres el Perdonador, el Señor de abundante gracia.

¡Oh Dios, mi Dios! Estoy sediento del vino celestial de Tu gracia y verdaderamente Tú eres el Donador, el Munífico, el Clemente, el Todopoderoso.

¡Oh Dios, mi Dios! Atestiguo que Tú has revelado Tu Causa, has cumplido Tu promesa y has hecho descender desde el cielo de Tu gracia aquello que ha atraído hacia Ti los corazones de Tus favorecidos. ¡Bienaventurado aquel que se ha asido a Tu firme cuerda y se ha aferrado al borde de Tu manto resplandeciente!

Te pido, oh Señor de todos los seres y Rey de lo visible y lo invisible, por Tu poder, Tu majestad y Tu soberanía, que permitas que mi nombre sea registrado por Tu pluma de gloria entre aquellos que están dedicados a Ti, a quienes los escritos de los pecadores no han impedido volverse hacia la luz de Tu semblante, oh Dios que escuchas y contestas las oraciones.

Bahá’u’lláh

App icon
Bahá’í Prayers
Get the app
font
size
a
theme
Day
Night
font
Sans
Serif
contact us
App icon
Bahá’í Prayers
Get the app